Empieza el tiempo de recibir dinero extra, y la de los gastos sin cesar entre fiestas, celebraciones, comidas, regalos. Te tengo una propuesta, ¿qué tal si usas ésta época para hacerte el dueño de tu dinero? Esta propuesta es un poco distinta a lo que has visto, pero lo que te puedo asegurar es que no vas a tener menos dinero por hacerlo, así que, ¡no tienes nada que perder!

1. Cuando la gente empiece a quejarse del dinero (o de cualquier otra cosa), ¡no te unas! No importa qué tan complicado crees que es tu tema, no te quejes. Mejor agradece lo que si tienes. Tu mente tiene el trabajo de encontrar lo que está de acuerdo con lo que piensas. Si te encanta solucionar problemas, ¿adivina qué va a encontrar? Entonces, empieza a agradecer cada vez que recibas dinero, y cuando las cosas no vayan como crees que deberían, hazte esta pregunta: Si no creyera que esto es un problema, ¿qué opciones tengo aquí hoy? Esto quita la importancia que le das a las cosas, y cuando no son importantes, puedes usar tu creatividad mejor.
2. Sé consciente de tu dinero. Escribe absolutamente todo lo que cuesta crear y vivir tu vida. Cuando estás al pendiente de algo, puedes cambiarlo y hacerlo crecer. Normalmente, cuando pensamos que algo es demasiado complicado, tratamos de ignorarlo, imaginando que va a desaparecer si no lidiamos con eso, pero la verdad, es que el monstruo en el closet parece más grande de lo que es cuando está en las sombras. Cuando tengas bien claro qué tienes y qué no, tal vez descubras que tu problema no es tal, o que puedes solucionarlo en poco tiempo con acciones concretas.
3. Cambia lo que crees. Muchas veces elegimos no tener dinero por las creencias que tenemos. Si en tu casa te enseñaron que el dinero es la fuente de todo mal, y tú no quieres ser malo, ¿pues qué mejor garantía de ser bueno que no tener dinero?
4. No esperes. Pensamos que estamos muy ocupados para lidiar con nuestro dinero. Pero es un poco como la ropa sucia. Si no lavas seguido, pronto ya no tienes ropa que ponerte. ¿Qué puedes hacer hoy para cambiar tu situación? No tiene que ser algo monumental. Puede ser el elegir no gastar todo, sino comenzar a guardar algo para tener dinero. Puede ser cambiar algo que hasta ahora creías que es la “forma de ser” en tu familia, o en tu cultura. ¿Qué tal si te atreves a salir de esa incómoda zona de confort, y entras en el espacio extraño de ser el primero que conoces que elige tener dinero en vez de deudas?
5. Ponte a ti primero. Cuidar de ti es una de las mejores inversiones que puedes hacer. Posponer tu cuerpo para cuando tengas dinero es un sistema de perder los pesos para cuidar los centavos. El recibir el dinero incluye el usar tu cuerpo, y tienes que tener manos aptas para recibirlo cuando llegue.
Nos han enseñado que las fiestas son para pensar en los demás, que debemos usar el dinero para hacer a los demás felices. Y ¿qué tal si la verdad es que la mejor manera de crear felicidad en el mundo es mediante el ejemplo?

Por: Elena Blanco

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.