Trazos impecables que delatan obsesión, colores intensos que se degradan con una aparente facilidad nata, composiciones diversas que registran la búsqueda de un estilo propio. Así es Mateo Pineda, un precursor del arte contemporáneo que ha llegado inclusive a luchar con sus propias turbaciones mentales para alcanzar una expresión muy particular, equilibrio, calidad artística y riqueza pictórica son sólo algunos de los atributos que representan la obra de Mateo, además de esa constante búsqueda por evolucionar que a la luz de su irreparable impaciencia, somos testigos de su constante perfeccionamiento profesional.

¿Cómo, cuándo y por qué Mateo toma la decisión de venir a México?
Fue un sueño desde niño y no me rendí hasta lograr establecerme en este país. Después de haber estudiado artes plásticas en la Escuela Nacional de Bellas Artes en Tegucigalpa, de mi natal Honduras, sabía que era el momento de emprender el viaje por el que toda la vida había esperado, llegando a la ciudad de México nada fue fácil, era un mundo ajeno al mío, pero la necesidad de la realización como artista siempre fue más fuerte. No fue precisamente la pintura la que me trae a México, si no la actuación, ya que siempre quise hacer una carrera como actor, y después de unos años de intentar incursionar en ese medio, sin los resultados esperados poco a poco fui retomando la pintura, hasta que llegó el momento en que la pasión por la actuación se volteó por la pintura, fue así como decidí dedicarme de tiempo completo a pintar. Hoy ya con trece años en este maravilloso país, se que no me equivoqué al escogerlo como mi segunda patria, porque me ha dado mucho y espero con mi arte retribuirle todo lo que me a dado hasta hoy.

¿Cómo fue tu incursión en una profesión tan competida?
La misma vida me regresó a pintar, y después de estar seguro que quería dedicar mi vida a la pintura, empecé a contactar gente relacionada al arte en México, todo el contacto al principio fue por medio de las redes sociales, hasta que logré concretar una cita con una galería de renombre en México. De todo esto ya han pasado cinco años, tiempo en el que creo haber logrado definir un estilo en mi obra, y varias exposiciones colectivas en diferentes galerías.

¿Qué significado tiene la pintura para Mateo?
Ahora todo, pintar para mí es vivir. Ya no veo a Mateo en otra profesión. Es una carrera que si, requiere mucho esfuerzo, pasión y disciplina pero cuando ves los resultados te das cuenta que todo sacrificio tiene su recompensa.
Al principio como todo artista pinté de todo, ya sabes, en la búsqueda indagas en varios estilos hasta que inconscientemente vas adoptando lo que más te gusta de cada uno y llegas a crear uno propio.

¿Cómo llega la inspiración para plasmar tu escénica en cada obra?
Cuándo lo haces profesionalmente no puedes darte el lujo de esperar que el numen te sorprenda, porque debes estar siempre creando, como lo dijo Picasso, que cuando la inspiración llegue me encuentre trabajando. En lo personal me inspira más la noche, un buen mezcal y Chabela Vargas siempre hacen que fluya más productiva la velada frente al lienzo. Disfruto mucho más trabajar hasta muy tarde de la madrugada, creo lograr una mayor conexión con mi obra en turno.

¿Qué mensaje hay detrás de una obra de Mateo Pineda?
En cada una de mis obras se queda una parte de mi, en ellas se quedan plasmadas esas emociones que vivo en el día a día ; recuerdos, sueños, amores, tristezas, miedos, frustraciones, corajes… etc.
Me gusta mucho trabajar el retrato, y en especial darle realismo a la mirada y las bocas, la mirada te puede transmitir todo cuando estás frente a la obra, la mirada es la ventana del alma y una boca emana sensualidad, es por ello que disfruto dedicarle el tiempo necesario para lograr un resultado satisfactorio al momento de pintarla.
La anatomía humana siempre me inspirará a plasmarla en mis lienzos, en especial el retrato, y así logro inmortalizar la belleza.

¿Tienes una exposición actual?
Sí, el 25 de abril se inauguró ” El lienzo y el tiempo” en el museo del telégrafo (Anexo al MUNAL) es una exposición colectiva dónde comparto con grandes artistas mexicanos. Estará hasta el 29 de mayo del año en curso.

¿La inevitabilidad del tiempo?
Así titulé mi obra expuesta en esta exposición y es una muestra de que el tiempo es algo que no podemos controlar, que inevitablemente arrasará con la belleza física, pero siempre tendremos la oportunidad de conservar la belleza interior.

¿Proyectos en puerta?
Si, ahora estoy trabajando en la preparación de mi primera exposición individual, por cuestiones de tiempos y espacios no sé si se lleve a cabo este año, pero la producción de la obra ya está en marcha, ya que toda la obra será nueva y especial para esta exposición.

¿Qué sigue en tu carrera?
La carrera de un artista siempre será incierta, pero si sigo trabajando con pasión y disciplina seguro llegarán grandes proyectos. Quiero que mi obra traspase fronteras y que Mateo Pineda sea referencia de un estilo pictórico lleno de vida, color y armonía.

Gracias Mateo por ser parte del mundo de la Fama de R TRES ONCE.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.